Sígueme

Cagar en el trabajo

Por Jon Igual Brun   /     07 de Abril de 2015  /     Vida diaria  /     , , , ,

Volver al trabajo después de unas vacaciones es una de esas cosas que se lleva mal. Como tener que limpiar el baño un sábado a la mañana, por ejemplo. De hecho, es un sentimiento tan generalizado que hasta se le ha puesto nombre: síndrome post vacacional. Porque ir diciendo por ahí que a uno no le apetece una mierda trabajar es un poco vulgar, e incluso podría considerarse de mal gusto, teniendo en cuenta que mucha gente ni siquiera tiene trabajo al que volver. Pero decir que sufres de síndrome post vacacional suena a que estás enfermo, y un enfermo tiene todo el derecho del mundo a quejarse. También da pie a que los expertos den valiosos consejos de como tratar la supuesta enfermedad: dormir suficientes horas, empezar por las tareas más agradables la jornada laboral, etcétera. Todo muy bonito, pero inútil. Como casi todas las cosas que son bonitas. Y es que, lo llames como lo llames, nada va a cambiar el hecho de que volver al tajo después de unas vacaciones jode.

El destino no suele ayudar a llevarlo mejor. El muy jodido siempre reserva sorpresas para esos días tan señalados. Irás a por el coche y te encontrarás una rueda pinchada, o tropezarás en mitad de la calle, o pisarás una mierda de perro. Cualquier cosa con tal de alegrarte el día. Yo esta mañana he ido a apagar el despertador y he tirado el vaso de agua que había en la mesilla. hombre en bañoPor supuesto, quedaba suficiente líquido como para empapar mi cabeza y mi almohada. Después de insultar en voz alta a todo el mundo, y a nadie en particular, he caído en la cuenta de que era el primer día de trabajo después de semana santa y lo he comprendido todo. No te queda más remedio que respirar hondo e intentar que el día pase lo más rápido posible. Pero, cómo no, el día pasará lentísimo. Cualquier tarea que tengas que hacer te resultará un incordio, y buscarás todo tipo de excusas para hacer el vago. Leerás mil veces la edición digital del periódico, consultarás los mensajes de tu móvil cada dos por tres y te levantarás a beber agua contínuamente. Tu mente fantaseará con cambiar de trabajo y después con que montar ese bar con un amigo puede que no sea tan mala idea. Y es que el resto de vidas te parecerán mucho mejores que la tuya. Al final, siempre se llega a la fase en la que te dices que vas a empezar a jugar a los euromillones, y te pasas el resto del día pensando qué harías si te tocasen los cinco millones del bote.

Para evitar tanto trastorno, supongo que lo ideal sería amar tanto tu trabajo que no te importe lo más mínimo volver, aunque las posibilidades de encontrarse en esa situación suelen ser tan remotas como las de ganar el euromillón. Otra opción sería no irse de vacaciones, que tiene la ventaja de que además ahorras. La desventaja, claro, es que posiblemente acabes tirándote por una ventana, de esas que están bien arriba. Como término medio, un amigo mío me contó un truco que me pareció de lo más interesante. Cuando le invade eso del síndrome post vacacional, o simplemente pasa una mala racha en el trabajo, se va al baño a cagar. La sensación de saber que, mientras está sentado tranquilamente haciendo sus quehaceres, está cobrando por ello, le produce tal satisfacción que le vuelve el buen humor. Le recuerda que la vida no está tan mal, vaya. Un sencillo método que, os puedo asegurar, puede resultar muy efectivo.

13 Comments

  1. Canela y Naranja Says: 7 Abril, 2015 7:55 pm

    Mmmmmmmm, lo tendré en cuenta. Aunque el baño de mi curro no es nada apetecible: es de esos semiabiertos, tipo Ally McBeal, de intimidad 0…

    Responder
  2. Carlos Oleagagoitia Says: 7 Abril, 2015 9:24 pm

    Ese colega tuyo tiene síndrome post vacacional todos los días, porque no perdona la cagadita en el currelo 😉

    Responder
  3. Macondo Says: 7 Abril, 2015 10:30 pm

    Yo no creo que cague ni una vez al año en el curro. Tiene que ser un apretón. No es porque esté mal el baño, sino porque esas cosas no se hacen en ningún sitio como en la casa de uno.
    Un abrazo.

    Responder
  4. Darío Ruido Says: 8 Abril, 2015 1:21 pm

    En cierta forma nos estamos redimiendo, cagando…

    Responder
  5. sugus Says: 9 Abril, 2015 3:48 pm

    jajajjajaja… pocas veces me he reído tanto leyendo-te
    y no, no te he leído desde el wc…

    chaoooooo

    Responder

Publicar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*