Sígueme

El dinero sí importa

Por Jon Igual Brun   /     17 de Marzo de 2015  /     Vida diaria  /     , , , , , ,

Sí, ya sé, el dinero no da la felicidad y el amor no se puede comprar. Yo también he leído esos artículos que hablan de personas que después de ganar la lotería se han convertido en unos desgraciados infelices. Pero, llamadme insensato, yo preferiría añadir algunos ceros al saldo de mi cuenta corriente y correr el riesgo. En el peor de los casos me volvería a quedar a cero. Bueno, y puede que con alguna adicción extra. A la cocaína, por ejemplo, que es de ricos. Y, si todos los tópicos se cumplen, posiblemente también me quede con una o dos exmujeres, y algún niño que crecerá en una familia desestructurada e infeliz. Pero, como he dicho, no me importaría correr el riesgo. A lo loco.

Es que estoy un poco harto de los artículos, frases célebres o memes que te dicen cómo ser feliz. No pasa un día sin que me cruce con alguno. Lo que más me jode es que siempre los leo. Sé que será otra cita existencial escrita por un filósofo fracasado pero que firma como Paulo Coelho. O una parrafada empalagosa que habla de lo importante que es la amistad y el amor. Pero, sea lo que sea, tengo la necesidad de leerlo. No vaya a ser que desvele el sentido de la vida, y yo sea el tonto de turno que no se entere. Lo que es curioso es como esos textos siempre hacen hincapié en eso de que el dinero no importa. Para mi que los escriben ricos para hacernos sentirnos mejor al resto de la masa, y así evitar que nos rebelemos. Puede que suene un poco paranoico, pero no deja de ser sospechoso. Y es que no veo porque es tan incompatible estar forrado y ser feliz.

El otro día, cómo no, alguien compartió un vídeo que iba sobre todo esto de encontrarse a uno mismo. Por supuesto, lo vi. Nunca se sabe. En él, se insistía en que te olvidases de ganar dinero e hicieses lo que te gustase. Asumiendo que no te hace falta el dinero, no me parecía un mal consejo. Pero le encontré otro problema, y es que la juventud de hoy en día, en la que me incluyo, en realidad no tiene ni idea de lo que quiere hacer. Porque supongo que beber cerveza fresquita al sol no se considera hacer algo.dinero-monedas Ante la falta de opciones, se suelen responder cosas difusas, como viajar, por ejemplo. Pero viajar, además de no ser una profesión, no creo que esconda la respuesta. Existe una creencia popular de que si viajas una temporada te volverás más sabio, aprenderás a levitar y, en definitiva, encontrarás la solución a todos tus problemas. Y yo no he sido ajeno a este mito. Hace unos años cogí un vuelo a Singapur sin billete de vuelta. Viajé seis meses por Asia, buscándome a mi mismo, pero lo único que encontré fue cerveza barata y arroz al curry. Volví sin un duro y con el estómago hecho un cisco. Ojo, recuerdo el viaje con cariño, y volvería a hacerlo. Pero, lamento decirlo, no aprendí a levitar. Al regresar, sigues tan perdido como antes, o más. Y éste creo que es un problema bastante generalizado en la generación que me ha tocado vivir, esa a la que llaman generación Y. No sabemos lo que queremos. Nos han vendido que si estudias tendrás un trabajo estupendo en el que, además de cobrar un sueldazo, te sentirás realizado. Que si te lo propones puedes conseguir cualquier cosa. Que somos especiales. Pero el mundo real es jodido y, cuando llega el momento de enfrentarnos a él, la decepción es tal que nos sentimos perdidos. No es casualidad que los libros de autoayuda estén viviendo su momento dorado.

A riesgo de sonar un poco zen, diré que, en mi humilde opinión, haríamos bien en bajar un poco las expectativas y aprender a disfrutar de lo que tenemos. Tampoco ser unos conformistas, pero asumir que no vamos a ser esa persona que va a descubrir la vacuna contra el cáncer. Y, vale, el dinero no da la felicidad. Pero, como poco, vas a poder sentarte en una terraza al sol, con tu cerveza fresquita, a meditar sobre qué es lo que te gustaría hacer. Y, aunque nunca encuentres la respuesta, es un plan que no suena tan mal.

8 Comments

  1. Borja Says: 17 Marzo, 2015 9:12 pm

    muy bueno, como el resto d relatos q publicas

    Responder
  2. Juin Says: 18 Marzo, 2015 2:34 pm

    ¡Muy bueno Joni!

    Responder
  3. Macondo Says: 21 Marzo, 2015 4:35 am

    Con el cambio de blog me había quedado en la página antigua y no te leía. Solucionado.
    Un abrazo.

    Responder
  4. Mendi Says: 26 Marzo, 2015 4:56 am

    Joni… Yo stoy aprendiendo a levitar!

    Muy bueno el relato, en tu linea!!

    Responder

Publicar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*