Sígueme

50 alargadas sombras que no ayudan a ligar

Por Jon Igual Brun   /     17 de Febrero de 2015  /     Vida diaria  /     , , , , ,

Están dando tanto la murga con Cincuenta sombras de Grey, que en un momento del domingo casi hasta me planteo el ir a verla al cine. Uno no es inmune a la publicidad de masas. Por suerte, se me pasó el pronto. No vaya a ser que me documente demasiado y empiece a escribir cosas con sentido. No creo que la vea nunca, la verdad. No lo digo para tirarme el rollo, he visto películas y leído libros tan cutres que me da vergüenza nombrarlos. Y los disfruté. No, si no voy a verla es simplemente porque no me llama. Supongo que se debe a que su público objetivo es el femenino, y parece que E.L. James ha apuntado muy bien. Más de cien millones de libros lleva vendidos la tía, casi nada.

Mi profunda reflexión acabaría aquí, vacía, sin ningún tipo de miga, si no fuese porque hay algo que me fastidia mucho de todo esto. Y es que este tipo de películas crean falsas expectativas. Normal que luego nos cueste ligar.sombra silueta Después de ver Cincuenta sombras de Grey, o cualquier otra película del estilo, una mujer sale al mundo real esperando conocer a un hombre guapo, interesante y con un cuerpo fibrado. Un tío duro que busca sexo salvaje y sin compromiso, pero que en el fondo tiene su corazoncito y va de malo porque le han hecho mucho daño en el pasado. Tampoco le harían ascos a uno de esos que sabe escuchar, te hace reír y, además de trabajar en su propio estudio de arquitectura, toca la guitarra en un grupo de jazz. Por supuesto, no los conocerían en un bar a las tres de la mañana bebiendo chupitos de tequila. Él se acercaría, confiado y natural, a la mesa de la cafetería donde ella está leyendo un libro de poesía, y le haría algún comentario ingenioso sobre el autor del libro. O sería un vecino que justo viene de correr y que le ayudaría a subir las pesadas bolsas de la compra a su casa, llenas de leche de soja y naranjas de zumo, marcando así sus desarrollados bíceps.

Una mujer que busca algo así, lamento decirlo, está destinada a la frustración. Porque, generalmente, lo que hay en el mundo de verdad son hombres de verdad. Y un hombre de verdad tiene barriga, trabaja en una oficina de nueves a seis y su hobby es beber cervezas con los amigos. Tampoco suele tener un pasado tormentoso. El secreto más oscuro que puede llegar a ocultar es que lee el Marca en horario laboral. Y, por supuesto, un hombre de verdad nunca intentaría ligar a plena luz del día. Son animales nocturnos. Primero quedaría para beber con sus amigos. En algún momento de la noche ficharía a una chica que le gusta, y seguiría bebiendo, intentando así reunir el valor suficiente para ir a hablar con ella. Puede que hiciese algún amago de acercamiento, pero se daría la vuelta a medio camino, como un imbécil. Al final, cerrarían el bar y se iría a casa borracho como una cuba. Y ese caso no está tan mal. En ocasiones, es mucho peor cuando se lanzan y hablan con ella. De la boca de un borracho puede llegar a salir de todo. Hasta vómito.

En definitiva, que entretenerse está bien, pero hay que saber marcar la frontera entre ficción y realidad. Bajar un poco el listón, vamos. Y así, de paso, igual ayudamos a subir el famoso índice de natalidad. Que alguien tiene que pagar nuestras pensiones. Pero ojo, hoy he hablado sobre los mitos de las mujeres porque venía a cuento. Pero a los hombres, por supuesto, también nos han inculcado nuestros propios mitos que no ayudan en nada. Por culpa del porno, por ejemplo, un hombre ve a unas gemelas y cree sinceramente que tiene opciones de acostarse con las dos a la vez. Y mejor no hablar de lo que pasaría por su cabeza si unas colegialas llamasen a su puerta vendiendo galletas.

10 Comments

  1. sugus Says: 18 Febrero, 2015 1:26 pm

    me has hecho reír… no sé cual es el mito y cual no.. no tengo ni idea de las 50 sombras.. ni de una.. jajjajaj..
    pero sí que creo que hay prototipos-mitos que deberíamos hacernos mirar…

    Responder
  2. Nucka Says: 19 Febrero, 2015 9:20 am

    El estereotipo de hombre duro pero con corazón (se lo quitará para ir a dormir o para ir a foll*r) ha sido común tanto en la literatura como en el cine desde tiempos impertérritos; sino q se lo digan a Marlon Brando o al escritor Henry Miller. A mi , personalmente, me parece un estereotipo muy válido para adolescentes ( de hecho la protagonista de la saga es una virgen veintañera q bien podría pasar por quinceañera) ; ahora bien, a pesar de que odio el libro , tiene el mérito de levantar la libido a las mujeres más que la que os despierta a vosotros una peli de Tinto Brass , pornotube o Scarlett Johanson. No es tanto las expectativas de macho fucker romántico lo que os hace no ligar, es las expectativas de que hoy en día la seducción se cae antes incluso de que os bajéis los pantalones.
    Y por cierto, a mi me encantan los hombres q me hacen reir, más si tocan en un grupo de jazz, pero esos hombres tb saben seducir ?

    Responder
    • antonio Says: 19 Febrero, 2015 11:21 am

      Sabemos que te gusta, es otro estereotipo. De verdad no lo habías pillado? No hace falta que respondas, tu preguntita de si esos hombres saben seducir te delata.

      Responder
    • Jon Igual Brun Says: 19 Febrero, 2015 11:32 am

      No subestimes el poder de Scarlett… 😉
      Que conste que no le quito ningún mérito al libro, todo lo contrario, me parece increíble lo que está consiguiendo.
      El post es solo una caricatura, por supuesto que los hombres no somos tan simples como los pinto, ni las mujeres van buscando por ahí cosas que no existen. Aunque si creo que tanta película hollywoodiense a veces distorsiona nuestra visión de la realidad. Y la realidad no está tan mal.
      ¡Un saludo!

      Responder
  3. Pingback: 50 sombras alargadas que no ayudan a ligar | Colectivia - Blog sobre compras colectivas y otras nimiedades

  4. bbec Says: 4 Marzo, 2015 10:08 pm

    Me he reído mucho. Cuánta razón. De todos modos, no conozco a muchas mujeres a las que les gustaría un tio como ese, afortunadamente, A mi que no me lo den ni aunque me paguen por ello.

    Responder
  5. Canela y Naranja Says: 5 Marzo, 2015 2:35 pm

    Bienvenido a esto de ser víctima de las falsas expectativas del sexo opuesto.

    En versión femenina:

    Te levantas a las 6, te arrastras hasta el trabajo peinándote con los dedos por el camino y aprovechando los semáforos para intentar taparte las ojeras a base de maquillaje y te pasas todo el día luchando con un compañero con actitud paternalista que no respeta tu punto de vista porque eres una mujer (y más joven que él).

    Luego, vuelve a casa, pon una lavadora, limpia el baño, saca al perro, haz la compra, prepara la cena y, por si fuera poco, cuando llega la hora de derrumbarse agotada en la cama, conviértete en una bomba sexual totalmente depilada y ataviada con lencería sexy, preparada para hacer las posturitas acrobáticas más inverosímiles posibles. Maldito porno ¬¬

    Responder
    • Jon Igual Brun Says: 5 Marzo, 2015 2:42 pm

      Uff, me he agobiado solo de leerlo, espero que tengas días mejores que ese 🙂
      Y, por supuesto, coincido totalmente con tu última apreciación: maldito porno.

      Responder

Publicar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*