Sígueme

Se parten el culo de nosotros

Por Jon Igual Brun   /     16 de Octubre de 2014  /     Política  /     , , , ,

El pasado viernes, cuando me senté a escribir, pensé que me apetecía hablar sobre algo de actualidad, para variar. Así que empecé un artículo sobre el ébola, que el tema estaba en auge. Parecía fácil, desde luego material había. El problema es que había demasiado. Cada día sucedía algo que superaba la estupidez del día anterior. Daba la impresión de que todo era un gran y macabro chiste. ¿Cómo se puede hacer algo tan mal? Y no me refiero a como se gestionó la crisis sanitaria propiamente dicha, haber tenido el honor de albergar el primer contagio por ébola fuera de África habla por si solo. Me refiero a la imagen dada. Hoy en día se espera de un gobernante que sepa manipular a la opinión pública, lo de saber gobernar tampoco es imprescindible. Pero ni eso. Primero, la lían con el sacrificio del perro. Después sale a la luz como TVE utilizó imágenes de un hospital alemán especializado en enfermedades infecciosas mientras hablaban del Carlos III. Por dios, un poco de disimulo. Y, para rematar, intentan limpiar la imagen dada culpabilizando a la enfermera contagiada de ébola. Con un par. Mientras tanto, Ana Mato hace el ridículo en ruedas de prensa en las que no dice nada. Por cierto, cada vez que escribo el apellido de la ministra de sanidad no puedo dejar de pensar que el destino, dios, Messi o quién sea que haya montado todo esto, es un cachondo mental.

Intentaba organizar este cacao de desfachateces, cuando me distraje leyendo sobre las tarjetas black. Epoliticos-riendol tema se las trae. Y, después de un “Rato”, es imposible no enfadarse. Así que me dije, a la mierda, estos chorizos, como los llama Arguiñano, se merecen un rapapolvo. No creo que se den por aludidos, nunca lo hacen, pero aunque sea me quedaré a gusto. Además, el tema del ébola había empezado a pasar a un segundo plano, al menos aquí. En África siguen contagiándose, pero pilla lejos. Así que, seguí informándome sobre las dichosas tarjetas, cabreándome cada vez más a medida que iba viendo como se habían gastado la pasta en putas, alcohol, mariscadas y discotecas. Estaba claro que sabían correrse una juerga. Pero antes de que terminase de escribir el primer párrafo de mi indignadísimo artículo, Artur Mas, que echaba de menos ser el principal foco de atención de los medios, salió y dijo que no iba a haber consulta. Eh, que estoy aquí, parecía decir.

Volví a descentrarme de mi objetivo. Las tarjetas black estaban bien, pero la consulta catalana volvía a estar en primera página. Había tardado demasiado en escribir algo y la actualidad me había pillado. Otra vez. Un poco cansado de tanto cambiar, decidí abordar el asunto. Pero al día siguiente, cuando Mas volvió a salir y dijo que si, que algo hará con unas papeletas y unas urnas, pero que no sería una consulta, sino un simulacro, desistí de mantenerme al día. Tiré el bolígrafo al suelo y suspiré resignado. Siempre tengo un bolígrafo al lado del ordenador para poder tirarlo si me frustro. Y es que la actualidad pasa muy deprisa, y yo necesito tres o cuatro días para escribir algo. Me gusta hacerlo tranquilo, sin estrés, con sus preliminares. Escribir, digo. Todavía en shock, medité sobre todo lo que había pasado en una sola semana, todo ese cúmulo de despropósitos, y, de pronto, lo vi claro: lo hacen queriendo. Y, además, quieren que les pillemos. No puede haber otra explicación. Seguro que cuando se reúnen en sus consejos de gente importante se parten el culo. Me los estoy imaginando, poniéndose chatos a gin tonics y cocaína, rodeados de strippers pagadas con black. ¿A qué no matas al perro Ana? ¿A qué no te atreves a filtrar que te has gastado dinero de todos en putas Rodrigo? Entre risas, Artur dice que va a cancelar la consulta para luego decir que va a hacer un simulacro de consulta. Mariano se descojona y le apuesta 5.000€ a que no hay huevos. La verdad es que suena divertido. Y lo que más les hace reír, lo que hace que se desternillen de risa, es saber que van a volver a ser votados.

4 Comments

  1. Dufresh Says: 16 Octubre, 2014 6:06 pm

    Ojala el champan de alguno, le vaya por mal sitio…..

    Responder
  2. Humberto Says: 16 Octubre, 2014 7:17 pm

    Me cuesta mucho opinar sobre cuestiones de países que no son el mío, pues temo decir algo inconveniente, pero como los políticos y los empresarios son iguales en todo el mundo, me animé.
    Sin embargo, si quieres te invito a que pases un mes en Argentina, te puedo asegurar con un 100% de seguridad que no escribirías nada más de la política europea. Y lo digo muy en serio.
    Un fuerte abrazo, Jon.
    HD

    Responder
    • Jon Igual Brun Says: 16 Octubre, 2014 10:05 pm

      Humberto, me encantaría pasar un mes en Argentina, e intentaría ignorar a los políticos lo máximo posible para que mo me amarguen el viaje. Al final, como se dice aquí, en todas partes cuecen habas, osea, los políticos son unos chorizos en todas partes.
      Un fuerte abrazo para ti también.

      Responder

Publicar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*