Sígueme

La típica crisis de los treinta y pico

Por Jon Igual Brun   /     02 de octubre de 2014  /     Vida diaria  /     , , ,

Llevo ya más de un año siendo oficialmente treintañero, y la conclusión a la que he llegado es que los treintañeros de hoy en día están más perdidos que un concursante de Gran Hermano en una biblioteca. La vida de un adolescente era bastante más sencilla, por mucho que digan. Lo único que tenías que decidir era si ibas por letras o por ciencias. El resto era beber cerveza e intentar ligar. Así hasta los veintinueve años. Pero ahora, un treintañero se debate entre hipotecarse y tener un hijo o dejarlo todo y dar la vuelta al mundo. Entre opositar para bombero, ser escritor o “montar algo”. Entre enviarle un whatsapp a esa tía que, bueno, no está tan mal, o crearse una cuenta de badoo.

Sí, la crisis de los treinta es jodida. Las resacas empiezan a ser tan duras que tienes que bajar el ritmo y, como si de un largo sueño te despertases, empiezas a plantearte qué va a ser de ti ahora. Te empiezas a preguntar de qué va esto de la vida. “La vida es eso que sucede mientras esperas mometreinta-cuidadontos que nunca llegan”, dijo Lester Freamon. Y es un tío sabio. Creíamos que se nos iba a revelar el sentido de la vida llegado el momento, pero ese momento no llega, y la vida sigue sucediendo. No sé si es algo de esta generación en concreto o ha pasado siempre. Estoy bastante seguro de que antes no era así, pero no se lo pregunto a mis padres por miedo a que me miren con esa cara de “ten un hijo ya y déjate de hostias”. Y es que cuando hablan de su época todo parecía mucho más sencillo. A mi edad ellos ya tenían una hija y vivían en una casa de alquiler, no le daban muchas más vueltas al asunto. Si hoy en día ves a una chica de menos de treinta años embarazada, das por hecho que ha sido de penalti y piensas “pobrecilla, no va a poder salir más de fiesta”.

Antes o después, a todo treintañero le llega la fase en la que empieza a correr como un pollo sin cabeza intentando encontrarse a sí mismo. De pronto, te enteras de que un amigo ha empezado a elaborar cerveza artesana en su casa. Una compañera de trabajo se ha comprado una máquina de coser y se hace su propia ropa. A muchos les da por correr y entrenarse para maratones. Se sorprenden preguntándose cuantas calorías tiene un pintxo de tortilla. Algunos creen que echarse novia es la respuesta. Los que tienen novia creen que es dejarla, porque, mierda, tengo más de treinta años y no he hecho un trío en mi vida. Buscamos como locos la respuesta a una pregunta que no la tiene. Como le dijo la reina Victoria a su nieta Victoria: “intentar buscar una respuesta para todo es peligroso y no conduce a nada más que decepción e insatisfacción, perturbando tu mente y haciéndote miserable”. Una observación sorprendentemente profunda para alguien de la realeza.

Al final, lo mejor es dejarse llevar sin hacerse demasiadas preguntas. Llegué a esa conclusión un día que iba paseando por mi pueblo con mi novia. Ella no es de allí, así que yo le iba explicando emocionado en qué parque fumaba porros con mis amigos, a que bar íbamos a beber, etcétera. Mi tour turístico me llevó a un sitio donde solía jugar de pequeño y, sin querer, me salió la fatídica frase “esto antes era todo campo”. Y era cierto. Me quedé paralizado. Me cayeron los treinta y un años de golpe. Noté como la barriga cervecera crecía unos centímetros. Mi novia me llevó a casa. Me preparó un té y nos sentamos en el sofá. Para consolarme, me acarició la cabeza durante un rato. De pronto, paró y me dijo “he contado veinticinco canas”.

25 Comments

  1. Humberto Says: 2 octubre, 2014 1:41 pm

    ¡Tu novia no ayuda en nada, eh! El tema es que después de los treinta puedes empezar a tener miedo de dejarla y quedarte solo por el resto de tu vejez precoz.
    Voy a decirte algo, daría lo que no tengo por volver a tener 31, porque no te imaginas lo que viene después. La clave está en disfrutar de las maravillas que tiene cada edad, pero sí, el tiempo avanza y no perdona.
    Me encantó volver a encontrarte, tuve que buscar el link en facebook, para no perderte más, voy a colocarte entre mis preferidos en la columna derecha de mi blog, pero aclaro, no es sólo para no perderte más, es porque (como te lo dije en persona) eres una excelente narrador, el blog te queda chico.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    Responder
    • Jon Igual Brun Says: 2 octubre, 2014 2:30 pm

      Me alegro de que encontrases el camino a mi nuevo hogar Humberto, siempre es un placer tenerte por aquí.
      Tienes razón, deberíamos disfrutar de cada etapa sin pensar tanto en los años que han pasado, total no sirve de nada lamentarse. Pero no te preocupes, puede que el texto suene un poco deprimente, pero, pasado el susto inicial, creo que llevo bastante bien los treinta y pico.
      Un fuerte abrazo.

      P.S: en cuanto saque un rato a ver si hago yo también mi sección de sitios favoritos.

      Responder
  2. Dufresh Says: 2 octubre, 2014 4:36 pm

    Un acierto en todo querido amigo, la duda nos corrompe si lo que hacemos esta bien o mal o si lo que hemos hecho nos dara la satisfacion en un futuro pero…..a lo hecho pecho o…..que nos quiten lo baialo!!!!!

    pd:Las canas no se caen mirale el lado bueno…jajaaj

    Responder
  3. Ricardo Says: 4 octubre, 2014 5:49 am

    Hola, mucha suerte con este nuevo blog, escribis muy bien y cosas entretenidas. Abrazos.

    Responder
  4. iturri Says: 5 octubre, 2014 4:36 pm

    +1
    Hay que ser más positivo señor Joni, cuando tengas 80 seguirá habiendo cerveza

    Responder
  5. BB Says: 7 octubre, 2014 5:09 pm

    Me he reído mucho. Sobre todo con las ideas que se le van ocurriendo a la gente para llenarnos la vida. Y sí que es cierto que la vida para los padres parecía más sencilla que para nuestra generación. No se planteaban tantas opciones. Yo tampoco me planteo nada. No sé si por los 29 o xq no soy consciente de que no he pasado de los 20!!! 😀 Suerteeeeee

    Responder
    • Jon Igual Brun Says: 7 octubre, 2014 5:48 pm

      No te preocupes, es habitual no darse cuenta de que hemos pasado los 20 hasta que tenemos 30. Y aun así nada cambia, la mejor filosofía sigue siendo dejarse llevar. O eso me han contado. ¡Saludos!

      Responder
  6. Maria Says: 8 octubre, 2014 11:47 am

    Hola Jon,
    Me he reído mucho con el post, sobre todo porque me he sentido totalmente identificada. Justo unas emanas antes de encontrar trabajo en el extranjero empecé a pensar en hacer mi propia cerveza, ¡¡¡incluso cultivando el lúpulo!!!
    La parte más dura es la incertidumbre laboral que parece que copa nuestra vida y la paraliza. Hoy en día hay mucha gente en mi situación, decidiendo si nos quedamos en el extranjero muertos de asco o volvemos a casa a probar suerte…
    ¡Gracias por estos minutos!

    Responder
    • Jon Igual Brun Says: 8 octubre, 2014 11:56 am

      Hola María, me alegra haberte entretenido durante unos minutos. Mucho ánimo allá donde estés, yo también trabajé fuera durante un tiempo y sé que no es fácil.

      Responder
  7. El hombre pantalon Says: 9 octubre, 2014 1:42 pm

    Me alegra saber que no soy el único pollo sin cabeza que hay por ahi correteando!
    Yo también me he sorprendido a mi mismo diciendo: “esto antes era todo campo”, y sentí la misma losa sobre mis hombros.
    Gran relato!

    Responder
  8. ibai Says: 9 noviembre, 2014 11:59 am

    Jajajajaja oso ona Joni!!!!

    Responder
  9. La la laaa Says: 10 noviembre, 2014 11:24 pm

    Justo estoy a las puertas de los 34,y siento que esos 30 y poco molan contra mas lejos están del 30 y mucho…no se que va a pasar mientras tenga 30 y algo,pero lo que esta claro es que hará falta tener la simpatía y alegría con la que afrontas las situaciones tu,así que mientras no pierdas eso,el resto,canas,soltería o empleo,todo,ira bien.

    Responder
    • Jon Igual Brun Says: 11 noviembre, 2014 10:07 am

      Al final va a ser verdad eso de que la edad se lleva por dentro. Ánimo con esos 34, seguro que serán mejores que los 33. Un abrazo.

      Responder
  10. Canela y Naranja Says: 5 marzo, 2015 2:09 pm

    Bravo por tu novia… “25 canas”, jajajaja, qué cabroncilla.

    Sobre lo de la crisis de los treinta y tantos… Pues creo que el problema reside, precisamente, en que en nuestra generación seguimos teniendo tiempo para comernos el coco a pesar de peinar canas. Quiero decir que cuando nuestros padres tenían nuestra edad suspiraban aliviados porque acababan de salir de una dictadura, tenían 3 churumbeles y una hipoteca. No había tiempo para perderlo en dilemas filosóficos sobre el sentido de la vida.

    A mí la clave me la dio mi mejor amiga una noche en la que le contaba mis dudas existenciales entre litrona y litrona; me dijo “Marta, tú único problema es que piensas demasiado”. La puñetera siempre ha sido la más inteligente de las dos.

    Responder
    • Jon Igual Brun Says: 5 marzo, 2015 2:38 pm

      Parece una persona lista tu amiga, sin duda. Estoy totalmente de acuerdo, le damos demasiadas vueltas a las cosas, deberíamos dejarnos llevar.
      ¡Saludos!

      Responder
  11. Joana Says: 10 marzo, 2015 1:05 pm

    Querido Jon! Menudo escritor estás echo.
    Aunque no lo digas, seguro que las cervezas te han inspirado en más de un relato; no cambiamos de un día para otro, asúmelo ya. Canas? Va, que lo puedes asociar a madurito interesante.
    Algun día, espero que no muy lejos, vendré a darme una vuelta por los bilbaos. Sino, siempre quedará carnaval.

    Responder
    • Jon Igual Brun Says: 10 marzo, 2015 5:29 pm

      No sé porqué pero joven estúpido me suena mejor que madurito interesante… pero bueno, gracias de todas formas. Aquí te espero para cuando vengas a darte una vuelta. ¡Un abrazo!

      Responder
  12. Eneko Arce Says: 22 abril, 2015 4:42 pm

    Tio, eres un FENOMENO. Tengo 33 tacos, y es todo tal cual lo cuentas. Lo dicho tio, un FENOMENO!!!.Un abrazo.

    Responder
  13. Diego DE LEON Says: 20 julio, 2016 8:10 pm

    Hola Jon! Sin palabras. Es tal cual como lo escribes. Yo estoy continuamente buscando respuesta y dándole la vuelta a las cosas preguntándome ” este es el futuro que me hablaban? la carrera contra el tiempo?” 🙂 . Por eso estoy dia a dia tratando de dejarme llevar aunque a veces vuelvo al carril de la busqueda del sentido de la vida.
    Abrazo!

    Responder

Publicar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*